El cine social africano se abre paso en Tarifa

El cine social africano se abre paso en Tarifa

06/02/2016
El cine social producido en África se abre paso en España gracias a las pantallas del Festival de Cine Africano FCAT, que hasta el 4 de junio proyectará 43 títulos de estreno entre Tarifa (España) y Tánger (Marruecos). Temáticas como las Primaveras Árabes, las condiciones laborales o el choque entre el crecimiento turístico y los modos de vida tradicionales conviven en este festival, que desde hace trece años abre vías de distribución inéditas a las producciones africanas en los países hispanos.
En su película ‘The Revolution won’t be Televised’ (‘La revolución no será televisada’, Senegal, 2016), la guionista y directora Rama Thiaw documenta el movimiento de resistencia, la “primavera senegalesa”, que suscitó el intento de volver al poder del presidente Abdoulaye Wadeen 2011. Un grupo de amigos, entre ellos los raperos Thiat y Kilifeu, fundó el colectivo “Y’en a marre” (“Estamos hartos”), al que no tardó en unirse la cineasta. La película, que se estrena ahora en el FCAT y se presentó en la Berlinale, es el segundo trabajo de Rama Thiaw, fundadora de la productora Boul Fallé Images.
‘Yallah! Underground’ (Egipto/ República Checa/ Alemania/ Reino Unido/ Canadá/ EEUU, 2015) también explora la relación entre algunos de los artistas más influyentes y progresistas de la cultura árabe underground desde 2009 a 2013 al calor de las Primaveras Árabes. Los jóvenes artistas árabes del Oriente Próximo llevaban años luchando para expresarse libremente y defender actitudes más liberales en su entorno. Las Primaveras Árabes les hicieron esperar lo mejor, pero al cabo de unos años de agitación, se encuentran atrapados entre la decepción y la lejana esperanza de un futuro mejor. En este segundo trabajo documental, el cineasta Farid Eslam, fundador de la productora Mind Riot Media, sigue explorando la cultura de la juventud y los temas sociales.
Lucha de clases
La lucha de clases y la realidad de los habitantes de un barrio obrero de El Cairo se cataliza a través de un taller de teatro al que se apuntan los trabajadores de una fábrica en la película ‘Barra fel share’ (‘En la calle’, Egipto, 2015); un film que mezcla las escenas del, representaciones ficticias e imágenes rodadas con el móvil de uno de los obreros, y que se apoya en la imaginación colectiva para invitar a los participantes y espectadores a reflexionar sobre la lucha de clases. Codirigen la película Philip Rizk y Jasmina Metwaly, ambos miembros del colectivo Mosireen, fundado para documentar los acontecimientos de la dura revolución de 2011.
Las condiciones laborales y sociales de los trabajadores también planean sobre ‘Fi Rassi Rond-point’ (‘Una glorieta en mi cabeza’, Argelia/ Francia/ Líbano/ Qatar, 2015), que retrata la vida en el mayor matadero de Argel. La película ha resultado premiada ampliamente en el Festival Internacional de Cine de Amiens y el Festival Internacional del Documental FID de Marsella, ambos en Francia; el Festival Internacional del Documental de Ámsterdam (Holanda), o el Festival Internacional de Cine de Turín (Italia). Su director, Hassen Ferhani,  presentó su cortometraje ‘Tarzán, Don Quijote y nosotros’, en el FCAT 2013, donde conoció a la directora argelina Narimane Mari, quien decidió producir este nuevo largometraje.
Vida tradicional vs desarrollo turístico
En ‘La Route du pain’ (‘La ruta del pan’, Marruecos/ Francia/ Bélgica, 2015), el director marroquí Hicham Elladdaqi plasma la realidad de los habitantes de un barrio popular de Marrarech, que se ve afectada por la creciente industria turística, base del crecimiento económico de la ciudad. Los personajes de  la cinta mauriciana ‘Lonbraz Kann’ (‘A la sombra de la caña de azúcar’, República de Mauricio/ Francia/ Mozambique/ Reunión, 2014) se enfrentan también a la dicotomía entre el desarrollo turístico y las formas de vida tradicionales.
El director, David Constantin, narra la crisis que desata entre los trabajadores el repentino cierre de una industria azucarera para la construcción de una urbanización de lujo y un campo de golf en Isla Mauricio. Asisten con total impotencia a la metamorfosis del mundo que les  rodea y ahora harán frente común ante la debacle. Se trata del primer largometraje de ficción de Constantin, fundador de la productora Cameléon Production, ha dirigido varios cortometrajes y documentales premiados en festivales internacionales y participa activamente en numerosas actividades de formación y difusión del cine producido en el océano Índico.
Festival intercontinental
El decimotercer Festival de Cine Africano FCAT se ha convertido este año en un festival intercontinental que ha desplegado desde el pasado 26 de junio un puente de cine a ambos lados del Estrecho de Gibraltar, Tarifa y Tánger. Se proyectarán un total de 76 películas de 26 países –17 de ellos, africanos–, entre los que destacan Marruecos, con once realizaciones; Argelia y Egipto, con cinco; o Sudáfrica, con cuatro películas al igual que Túnez. No podemos olvidar a Madagascar, Isla Mauricio, Lesotho, Guinea Ecuatorial, Camerún, Mali, Etiopía, Nigeria y Sudán entre otros.
Estos títulos se proyectarán hasta mañana viernes en las dos secciones competitivas (‘Hipermetropía’ y ‘En Breve’) y otras cinco no competitivas: ‘AfroScope’, ‘Si Tánger me fuera contada’, ‘África en Ritmo’, ‘Estrechando’ y ‘Para raros, nosotros’.
El FCAT cuenta con el apoyo principal del ayuntamiento de Tarifa y de Tánger, de la Diputación de Cádiz, de la Wilaya de la Región Tánger-Tetuán-Alhucemas, de la APDN (Agencia para el Desarrollo de la Región Norte de Marruecos), y del CCME (Consejo de la Comunidad de Marroquíes en el Extranjero).
Así mismo, apoyan el FCAT la Cooperación Española y Aqualia, como patrocinadores principales. A ellos se suman el Chaabi Bank España y la Fundación Chaabi Bank, la Fundación Tres Culturas del Mediterráneo y Casa Árabe, además del Instituto Halal, la Fundación Mujeres por África, el Institut Europeu de la Mediterrània (IEMed) y el programa de formación ACERCA-FIIAPP, entre otros.

Deja un comentario